Morry Christmas

MORRY CHRISTMAS

Cuando te pones a pensar en que este será el último post del año, es cuando miras atrás y piensas en lo rápido que ha pasado todo. Un año más ha pasado volando, pero a la vez, han pasado muchísimas cosas, que hacen que no seas la misma persona que hace un año atrás.

Fibra navideña

El viernes pasado, tuvimos la fiesta de navidad del coworking, que acabó siendo una fiesta de amigos y buen rollo, y qué bien nos lo pasamos.

Hubo conversaciones surrealistas, divertidas, filosóficas, tinderianas y me quedé con una, que sirve para propósito del nuevo año.

«Después de todo, lo que nos quedan, son las personas.»

Y seguramente la publicidad de estos días, entre el «tenemos que vernos más» de Ruavieja y el anuncio de Ikea, unido a esa fibra navideña, hace que el sentimiento esté a flor de piel, pero sí, al final si no compartimos con las personas que queremos, nuestra vida, lo que vivimos no queda.

Navidad coworkera

Evidentemente el alcohol también ayudó a que la vivencia fuera más divertida y esa conversación fuera reveladora, pero el viernes pasado fue uno de esos días, en que conectas con la gente, todo el mundo está dispuesto a hablar y a escuchar y piensas que por un momento, el coworking, es ese tipo de familia sin etiqueta, que aunque ya no estés, siempre formas parte de él y puedes seguir viniendo a pasarlo bien.

Desconnecting people

Hace muy poquito que Home Work Coworking forma parte de redes sociales y la menda, va aprendiendo suave suavecito. Pero una cosa queda clara, nada de sustituir la vida real, por la virtual y por eso, nos vamos de vacaciones virtuales, hasta pasado reyes.

Porqué hay muchas cosas a celebrar con los que están y por los que no están y ese muro, que es el móvil, no puede ser una excusa para evadirte de la realidad que te envuelve.

Así que este será el último post del año, con ganas de empezar el nuevo año, con más historias coworkeras y más personas que conocer.

Sé que los «fans» de estos post maravillosos, pasaréis mono, pero es importante la no dependencia a nada, aunque te haga bien. Así cuando volvamos, lo cogeréis con más ganas y seréis más benevolentes a la hora de calificar la excelencia de los escritos.

Os quiero my friends! Morry christmas y feliz año!! Nos vemos en 2019, mientras tanto, a disfrutar de los que están cerca.

By Adriana Fort