Leyes

Leyes

No tengo ni idea de leyes ni voy a haceros una disertación sobre ello, si alguien lee el post, no querría aburrirle más de lo habitual o quedarme dormida mientras escribo.

Pero sí que me apetece explicaros mi vivencia y deciros que no estáis solos, que el mundo está loco y es absurdo la mayoría del tiempo y las pocas leyes que salen, lo corroboran.

Protección de datos

Resulta que modifican y mejoran la protección de datos y lo primero que me explican es que seamos autónomos, empresas de dos trabajadores o empresas de cien mil trabajadores, tenemos que seguir las mismas pautas y responsabilidades. ¡Claro que sí, café para todos a lo grande!

 

Entonces si estoy al día en protección de datos, he de cumplir las mismas normas que nuestro amigo Google y mi principal objetivo es protegerme como empresa, por si alguien me quiere denunciar.

Por tanto, llego a la conclusión que la protección de datos, no es más que otra pantomima para que las grandes empresas se protejan de los usuarios como nosotros y los autónomos o pymes, paguemos, sin saber muy bien la razón y estemos igual de «protegidos» que antes, aunque nos hagan firmar al estilo «celebrity».

Además, resulta que no hay suficiente con poner las cookies en la web, para hacer bien las cosas, se ha de hacer una auditoría, que vengan a visitar el espacio, después de un mes te dan todas las pautas que has de modificar (que viene a ser todo) y te cuentan que cosas hacer. De las cuatro mil cosas que te cuentan y que os voy a ahorrar, la que más me gusta es la de escribir a señor Google, sabiendo que no te va a responder, solo para protegerte si algún día la lían. Esta debió ser la cara de señor Google, cuando aprobaron la ley.

 

Control de Jornada Laboral

Una vez asumes cada uno de los puntos y dejas de reír, llega a nuestras pantallas el control de jornada laboral. Que en mi caso, no me afecta, porqué joderme siendo mi propia jefa, es altamente improbable. Pero pensando en las empresas, creo que se les complica cuando tienen que controlar a sus trabajadores, mientras no infringen la protección de datos y todo ello sin que les explote la cabeza.

Si fuera ellos acabaría externalizando todo y contratando a autónomos o pequeñas empresas, sin pagar tanto ni hacer virguerías.  Eh Voilà! Mirar la nueva noticia sobre Amazon y decirme si no son listos.

Como los autónomos no nos quejamos, somos trabajadores para nosotros mismos, no miramos el reloj ni las horas extras y pagamos tasa fija de seguridad social, puede que sea el modelo futuro siendo los que menos derechos tenemos y no parece que nadie quiera hacer nada al respeto.

Hecha la ley, hecha la trampa

Dicen que la nueva ley de control de jornada va ayudar a mejorar la salud de los trabajadores, a que se paguen las horas extras que no se pagaban, a generar empleo y a conseguir más recaudación pública. Ojalá me equivoque, pero ‘hecha la ley hecha la trampa’ y me huele a mi, que las cosas no serán tan simples, que hay trabajos que no se pueden medir, que el móvil no se deja de utilizar fuera del trabajo, que hay mucha gente que trabaja en coworkings casi tan maravillosos como el nuestro y que esto cada vez parece más un espectáculo de mal gusto.

Crear leyes que no se corresponden con la realidad, no nos hará una sociedad mejor, distanciar la justicia de la vida, nunca ha sido buena idea. Y no, no cambiaremos las cosas por decirlas en voz alta pero ¡Buf, que a gusto me he quedado!

By Adriana Fort