La comunidad

LA COMUNIDAD

Cuando montas un coworking, lo primero que enfatizan, es el concepto de comunidad. Me he leído algunos artículos, como el de coworking spain, donde te explican como incentivarlo, o en el caso de shed coworking, que te dan ideas más generales del concepto. Llegas a la conclusión que en un coworking la comunidad es muy importante pero…

¿Qué pasa cuando tus coworkers no quieren relacionarse a través de eventos?

Amigas y amigos míos, las cosas nunca son tan fáciles como parecen y en estos años he visto lo complicado que es crear comunidad con personas distintas entre ellas y con objetivos diferentes.

Empecemos por el principio, con el significado de comunidad, así tal vez, veamos si cumplimos con los requisitos.

Comunidad:/ es un grupo de seres humanos que tienen ciertos elementos en común, que son compartidos y elaborados por sus integrantes, mediante la socialización.

Así que, efectiviwonder, somos una comunidad, tenemos en común el coworking y nos saludamos cada día. ¿Es eso? Pues va a ser que no…

Comunidad coworkera

En general, hacer cosas con personas que inicialmente no conoces, es complicado y da pereza, mezclado con vergüenza (para el que es introvertido). Además, podéis ser polos opuestos con algunos de ellos y puedes vivir situaciones surrealistas. Seguro que más de uno habrá vivido gratas experiencias en su comunidad de vecinos.

Partiendo de la base que hay personas extrovertidas e introvertidas, una sociedad donde el tiempo se nos come y tu lista de prioridades está lleno, el problema viene cuando tienes ganas de hacer cosas, pero no se apunta ni el tato. Unos por trabajo, los otros por qué no quieren relacionarse y tu autoestima como gestora y animadora del cotarro, se viene abajo.

De la teoría a la práctica

En Home Work Coworking hemos hecho yoga, desayunos, eventos, conferencias, fiestas…y más que comunidad coworkera, han venido amiguetes como apoyo moral (o cuando había birra gratis).

Así que con el tiempo, he llegado a la conclusión, que lo de las comunidades es relativo, que está bien hacer cosas conjuntas, pero que más vale hacer poquitas cosas y con éxito. Al final lo que cuenta, es el día a día, el café de un lunes, disfrutar y desconectar en la comida, conocer historias de quien las quiera compartir y sin darte cuenta, acabas haciendo networking y colaborando en diferentes trabajos, sin mucho misterio más.

Puede que no seamos el coworking más sociable y cool de la historia, pero seguimos siendo un gran coworking. Me he hartado de teorías, de como debería ser una comunidad, de los eventos que tengo que hacer y por suerte, las cosas de la teoría a la práctica cambian.

Aunque nuestra comunidad no sea al uso, funciona. Quien quiera, que venga a visitarnos, que le invito a un café.

¡Por suerte en Navidades solemos petarlo y ya queda poquito, ya veréis! ¡Hasta luegito!

By Adriana Fort